PRINCIPAL EL LIBRO DE RENALES RENALES QUIEN SOMOS IMAGENES MUSICA DE SANTOS LIBRO RICARDO BARBAS CUEVA LA RAPOSA EL MOLINO MOLINO 1 MOLINO 2 CURIOSIDADES CURIOSIDADES 2 VIDE. DE NTRA MADRE BUJALARO SANTOS EN EL PERIODICO S.B. GUERRA CIVIL S.B. GUERRA CIVIL 3 S.B. GUERRA CIVIL 4 S.B. GUERRA CIVIL 5 S.B. GUERRA CIVIL 6 S.B. GUERRA CIVIL 7 S.B. GUERRA CIVIL 8 S.B. GUERRA CIVIL 9 S.B. GUERRA CIVIL 10 RENALES G..DE FOTOS  TIO LEONCILLO P-19 Navidad 08 m CONTATOS 

S.B. GUERRA CIVIL 8

HISTORIA DE SANTOS BARBAS

HISTORIA DE SANTOS BARBAS

P-8

Lista de contenidos

CAMPO DE CONCENTRACIÓN.

Llegó el día de sacarnos de allí en camiones al campo de concentración y pasando lista nos subían a un camión o a otro siempre pensando lo peor porque allí se fusilaba todos los días.“Manuel Márquez” Presente ¡contesté! Camión numero 13. Pensé mal numero de camión me ha tocado, pero en ese camión estaba el oficial que dijo ser soldado y que tenía el carne de UGT. Y durante el camino en voz baja le pregunté, ¿Tu qué opinas de esto? Malo “contesto seguro que nos han detectado o que alguien nos haya delatado, lo mismo nos llevan a…. no lo tengo muy claro, pero conozco gente que no están en nuestra situación y están en este camión. No pasó nada.Bajamos de los camiones y nos situamos en el campo como si fuéramos una manada de ganado, tendríamos que dormir al aire libre, mientras aquello se acababa, y los trabajos los tendríamos que hacer nosotros.Así fue, dormíamos al aire libre como el ganado, suerte a las buenas temperaturas de aquella fecha, en poco tiempo terminaban los trabajos.

Quedó bien preparado con tiendas de campaña y allí continuaban llegando prisioneros de otros pueblos, nos dieron unas ropas de faenas y pasábamos los días, continuaban muriendo los heridos con grandes infecciones; yo tuve suerte con mis heridas todas cicatrizadas y decidí quitarme las vendas y dejarlas heridas al aire libre, nos habíamos acostumbrado al mal olor; me preocupaba mucho mi dolor de cabeza y el cráneo hundido, teníamos hambre y la comida era mínima, tendríamos que acostumbrarnos, pues de allí no se podían hacer planes para escapar; y muy seguro que si los nuestros intentaban liberarnos, estos nos matarían antes. Había que aguantar. Llegó el momento de trasladarnos al penal de San Miguel de los Reyes de Valencia, y después de un tiempo trasladaron a otros que los llevaron a Liria.No recuerdo exactamente el tiempo que estuvimos allí, pedimos la moción del tiempo, hasta que un día nos subieran a los camiones y nos llevaran al Penal de San Miguel de lo Reyes en Valencia.

EL TRASLADO AL PENAL DE SAN MIGUEL DE LOS REYES.

ASI LO CUENTAN OTRO MEDIOS.

Ofensiva republicanaMapa del entorno donde se desarrolló la batalla con indicación de las situaciones inicial y finalDe acuerdo al plan trazado, el 24 de agosto el general Pozas, con el recién formado Ejército del Este, junto con las XI y XV Brigadas Internacionales, lanza un ataque simultáneo por tres puntos fundamentales y cinco secundarios en dirección a Zaragoza.Participan 80.000 hombres, 3 escuadrillas de la aviación republicana con Polikarpov I-16 (moscas), Polikarpov I-15 (chatos) (unos 90 aviones en total) y 105 carros T-26 soviéticos.En los dos primeros frentes (norte y centro) solo se logró ocupar terreno vacío. En el frente sur las poblaciones de Quinto, Mediana y Codo cayeron enseguida en poder del ejército republicano, mientras que Belchite, donde la resistencia de los nacionales sitiados fue considerable, resistió hasta el día 7 de septiembre.La ofensiva fracasó porque en lugar de avanzar sobre Zaragoza, las fuerzas republicanas se concentraron en tomar Belchite que había formado una bolsa en medio del territorio republicano. Esto produjo un retraso considerable que dio lugar a que los nacionales pudieran reforzar sus posiciones y el frente quedara estabilizado.Contraofensiva nacional [editar]Antes de la ofensiva republicana los nacionales solo disponían en la zona de tres divisiones, la 51, la 52 y la 105, desplegadas a lo largo de los 300 km de frente, con la mayoría de las tropas concentradas en ciudades.Los efectivos nacionales tras el comienzo de la ofensiva se componían de: cinco divisiones al agregarse también la 13 y la 150, que fueron retiradas del frente de Madrid, artillería (de la que carecía el bando republicano) y 65 Fiat CR-32, Heinkel He-46, Savoia Sm-79 y Messerschmitt Bf-109. La contraofensiva se inició el 30 de agosto y acabó el 6 de septiembre, coincidiendo con la rendición de los defensores nacionales de Belchite y ser tomada esta población por los republicanos.Los únicos éxitos nacionales fueron el derribo de cinco I-15, puesto que no se lograron traspasar las posiciones republicanas en Mediana y Puebla de Albortón.ConclusiónAunque desde el punto de vista táctico el resultado fuera favorable para las armas republicanas, se ganó algún territorio y la contraofensiva no traspasó sus líneas, el resultado en modo alguno podía considerarse satisfactorio para el gobierno y así lo expresó Prieto, muy crítico con la, a su juicio, excesiva influencia de los oficiales rusos, mediante un telegrama dirigido a Pozas en el que le decía: «Tantas fuerzas para tomar cuatro o cinco pueblos no satisfacen al ministerio de Defensa ni a nadie».Por otra parte, no se consiguió tampoco el objetivo de ralentizar la ofensiva nacional en el frente del Norte.

Nos esperaba otra buena. No me cansaba de insistir a mi primo Lino Gallego, Francisco Pardillo de Torrecuadrada de los Valles y alguno de los pueblos cercanos al mío; yo no paraba de un y otra vez, y continuaban llamándome Santos, yo aquí me llamo Manuel Marque, si descubren mi falsa identidad, me matan. Otros nos avisaban de que eran requetés y que no se corriera la voz pues sabíamos el destino que nos esperaba, “ser fusilados” La primera vez que pasaron lista me causo tristeza cuando dijeron Manuel Marque y yo dije presente. Todo salió como esperaba, pero más de una vez a alguno se le escapaba llamarme Santos, no sé como no me descubrieron; eran gentes mal organizadas y mal avenidas, siempre estaban discutiendo entre ellos, todos querían mandar y nunca supieron que entre nosotros había muchos en mi misma situación, habían curas y hasta mandos con estrellas que pasaron por soldados

Para empezar estuvimos un par de días sin comida, nada mas pan y agua y no lo que quisiéramos lo justo para matar el hambre. Dormíamos en el suelo con la ropa que llevábamos puesta y menos mal que era en Septiembre y hacia buena temperatura empezaron a darnos una sopa que solo calmaba la sed, así fueron pasando los meses y fueron llegando los fríos, no nos podíamos afeitar ni cortar el pelo y los piojos nos comían, cuando entro el invierno ya no teníamos más que la piel y el hueso, muchos fallecían, sabíamos que aquella situación acabaría con nosotros en unos meses pero había que aguantar como fuera; La única diversión era hacer carreras de piojos haber quien ganaba, empezaron a caer algunos compañeros, no había semana que no se muriera alguno, dormíamos todos juntos para darnos calor los unos a los otros.

Había algunos que no hacían más que rezar, eran requetés que había pasado desapercibidos, entre ellos había uno que se llamaba Silvestre (nunca supe quien era exactamente) que intentaba escribir un diario, pero resultó que un buen día todos los papeles se los destrozaron las ratas. De Este Silvestre ya os contaré después cuando toque. Os adelanto que después de la guerra me lo encontré en la feria de Cifuentes. ¡Pero Manuel! ¿Qué haces aquí?, y me dijo que estaba de cura en Canrredondo). A escasos Kilómetros del mío. Me quedé asombrado cuando lo vi con su sotana. “Que callado lo tenías, no supe nunca que eras cura”, eso fue mi salvación, algunos sí que lo sabían, pero GD, todo salió bien. Pues “yo tampoco soy Manuel, soy Santos. También el nombre de Manuel me salvó la vida. Este tema lo contaremos más tarde, cuanto toque.

Tendría que escribir un libro para contar los nueve meses prisionero en el penal, lo resumire en pocas palabras.

Hubo algunos compañeros que tuvieron suerte se ganaron la confianza y salían para hacer trabajos fuera y esos sí que se aseaban y comían y de vez en cuando nos traían alguna noticia. Nuestros espías que se acercaban al penal contactaban con ellos pero muy difícil porque no los perdían de vista.Aquí pasábamos los meses uno y otro. De esto solo se podía escribir un libro, alguno lo estaban haciendo, a otros, les pasó como al Silvestre, pues a las ratas les gustaba mucho el papel para sus nidos.Pasaban los meses sin noticias y ya veíamos que aquello no tenía fin, iban cayendo compañeros y algunos como yo que no tenía más que la piel y el hueso, ¿Qué podía esperar?, me había librado del paredón, pero de esta no me iba a salvar nadie, las reumas de invierno, dormir en el suelo, haber quien lo aguanta y sin comer.Conseguimos pasar el invierno, y aguantamos con vida mas de la mitad, algunos se ganaron la amistad y consiguieron destinos fuera del fuerte, y de tanto en tanto nos trasladaban algunas noticias, como que nuestras fuerzas podían ganar la guerra, y que estaban avanzando posiciones.Entre nosotros había gentes muy listas, con carrera, a mí siempre me gustaba preguntar a esta gente, pues yo era de los mas paletos, ellos con sus consejos me salvaron la vida, a mí nunca se me habría alcanzado dar un nombre falso ni otras muchas cosas más, pues como mi primo Lino y los de Torrecuadrada, no habíamos hecho otra cosa que labrar y guardar ovejas.

Nos llega un mensaje.Nuestras fuerzas estaban entrando por Valencia, y que la Guerra estaba casi ganada, aguantar lo que podáis y como sea. Os tenemos en cuenta y os liberaremos, esto es un secreto.









Para poder visualizar todos los contenidos debes tener instalada la versiĆ³n actual de Adobe Flash Player.