PRINCIPAL EL LIBRO DE RENALES RENALES QUIEN SOMOS IMAGENES MUSICA DE SANTOS LIBRO RICARDO BARBAS CUEVA LA RAPOSA EL MOLINO MOLINO 1 MOLINO 2 CURIOSIDADES CURIOSIDADES 2 VIDE. DE NTRA MADRE BUJALARO SANTOS EN EL PERIODICO S.B. GUERRA CIVIL S.B. GUERRA CIVIL 3 S.B. GUERRA CIVIL 4 S.B. GUERRA CIVIL 5 S.B. GUERRA CIVIL 6 S.B. GUERRA CIVIL 7 S.B. GUERRA CIVIL 8 S.B. GUERRA CIVIL 9 S.B. GUERRA CIVIL 10 RENALES G..DE FOTOS  TIO LEONCILLO P-19 Navidad 08 m CONTATOS 

MOLINO 2

EL MOLINO SE RESTAURA CONTINUA

Lista de contenidos

El tío Nicanor que veía como esto se quería tapar por todos los medios, se fue a Cifuentes a denunciarlo al juzgado de primera instancia; Al poco tiempo llegó una orden del juzgado para recoger los restos, mientras tanto los otros se encargaron de recoger los restos y escamparlos por el campo. Los pastores los iban recogiendo, cuando el tio Agustín Barbas lo mandaron con los restos a Cifuentes para ser analizados y al poco tiempo según contaba mi abuelo Antonio Hernández, el día de San José cuando estaban en la puerta del molino, vieron como venían a cruzar el puente dos señores bien trajeados en dos caballos y otros andando; llegaron y preguntaron: Es usted Luís Hernández. Éste dijo si, ¿ usted tiene dos hijos que se llaman Antonio y Sandalio?, Si señor contestó son estos; ¿vieron un hombre muerto en la cueva? "no no no hemos visto nada" ( una hija del tío Luís hablaba o ya casada con el tío Juanito hermano de los sospechosos). Mire usted soy el juez de primera instancia de Cifuentes y si no me dicen la verdad me los llevo ahora mismo detenido. No tuvieron más remedio que decir la verdad de lo que habían visto.

A partir de entonces empezó una investigación para esclarecer lo sucedido y no era posible que nadie los delatara; después de varios intentos viendo los investigadores que la gente hacia corrillos y comentarios; un investigador escuchó de una señora que se llamaba Tomasa (y que vivía detrás de la casa de la tía Baltasara) un comentario que hacia ¿pero como puede ser que nadie lo diga si todo el pueblo lo sabe, estos son santos del miedo?. Entonces decidieron una estrategia para presionar a esta señora llamándola de nuevo y manifestándole que se la tendrían que llevar detenida porque la gente había dicho la verdad y ella decía no saber nada, fue cuando esta al verse acorralada dijo que ella también lo sabia, que habían sido los alcaldones pero no sabía cual de ellos.Llamaron a los alcaldones que en principio se negaron a declarar hasta buscar un abogado; el abogado parece ser que les dijo que si no se inculpaba el tío Feliciano que podía alegar que fue en defensa propia irían todos a la cárcel y así lo decidieron. Él se inculpó y pago por ello mas que nada por ocultarlo. También el tío Wenceslao por participar y no dar cuenta. El tío Nicanor no quedó satisfecho pero moriría sin saber la verdad.

El tío Wenceslao en los últimos años de su vida dió la versión original incompleta manifestando que no tenían otra opción después de que les matara la mula y a su hermano le cortara un dedo y no lo mato de milagro ya que éste que llevaba la escopeta corrió en vez de dispararle porque no se atrevió y tuvo que estar más de un mes sin salir de casa porque no podía andar. Fue cuando decidieron vengarse porque el rojo tenía sentenciado a su padre ya lo había dicho por alguna parte y conociéndolo, seguro que lo habría matado. Esto demuestra que lo mataron bastante más tarde de lo sucedido con el tío Feliciano; el tío Wenceslao nunca dijo quien lo hizo, pero todo el pueblo pensó en él o su padre; esto queda en suspense porque nadie lo podrá contar.El mejor de la familia pagó por todos y calló para siempre y encima quedó como culpable aunque el pueblo no es tonto.Un pescador que venía a pescar y que se enteró de lo ocurrido trajo una hoja de periódico de aquellos tiempos; estuvieron varios años en la cárcel y después el tío Wenceslao lo contaba en la plaza como un héroe.

Ciento nueve años después he tenido el gusto de visitar esa cueva y buscar algún resto del Rojo; Tuve éxito y encontré dos huesos del cráneo y otro del brazo que les muestro en la foto. Estaba muy interesado ya que intervienen mis dos bisabuelos Nicanor y Luís y mi abuelo Agustín y mi abuelo Antonio. Esta historia la he oído contar en el molino donde yo nací, cientos de veces: pero la conclusión mayor la saqué al oír contar la versión original por propia boca del culpable (El tío Wenceslao).









Para poder visualizar todos los contenidos debes tener instalada la versiĆ³n actual de Adobe Flash Player.